Diario Digital
Envianos tus Noticias

Opinión

La Historia la hacemos Todos

El trabajo de la arqueología es fundamental como un elemento para la conformación de identidades y de reconocimiento de un pasado.

6

Por Manuel Choque Corbacho – miembro de Historia en Movimiento

En esta ocasión quisiéramos compartir con los lectores, algunas consideraciones que se expusieron en la Feria del Libro 2018 respecto la presentación del libro “Historias Breves de Jujuy. Prácticas y experiencias cotidianas” donde participaron investigadores, docentes, divulgadores, estudiantes y público que gusta de la historia. Dentro de los expositores estaban las compiladoras del libro Cecilia Fandos y Mirta Gutiérrez, el Lic. Diego Citterio y la visita especial del Director del museo del Cabildo de Bs. As. Investigador, divulgador y docente de historia Dr. Gabriel Di Meglio, quien prologo la obra en cuestión.

Si bien lo que se presenta a continuación son comentarios de pasillo, si se quiere, en el trascurso de las próximas publicaciones de esta columna nos ocuparemos de ampliar con mayor profundidad otras aproximaciones de este trabajo.

“Es sumamente importante cultivar este género de la divulgación y más rescatar la historia de los olvidados, de los sin nombre, los anónimos que a veces están detrás de los grandes personajes. Fue maravilloso volcar en un texto como este, cuestiones que venía analizando desde la investigación científica y vimos la necesidad de realizar un puente entre la academia de base y llevarla a un lenguaje más ameno sin perder rigurosidad para que la pueda leer todo el mundo.

Es importante que los estudiantes de historia vean como una alternativa seria esto que es la divulgación y que la vean como una línea profesional de la historia. La carrera de historia de la universidad es la base, y los jóvenes son la esperanza, para fortalecer estos tipos de trabajos. La historia es una herramienta de acción social muy importante. Y que haya gente formándose en el ámbito universitario me parece que es fundamental para el crecimiento de la sociedad”. (Lic. Cecilia Fandos).

“Para nosotros como historiadores y el equipo de la Unidad de Investigación de Historia Regional fue un desafío de liberarnos de la carga académica, muy ligada al aparato erudito y poder escribir a un público mucho más amplio de lectores. No siendo esta la primera obra colectiva, pero si la primera que muestra la historia de actores individuales, o anónimos.

La divulgación es otra pata en la historiografía de Jujuy, donde nosotros también salimos fortalecidos, de embates, que tuvimos por ejemplo con otros grupos que entre comillas se dicen ser historiadores”. (Lic. Mirta Gutiérrez)

“Este tipo de iniciativa me entusiasma, al libro lo leí con interés. En parte porque al ser un libro de Jujuy y pensado para que lo lean jujeños, me parece que lo interesante que tiene este tipo de abordaje es que permite ser leído por otro público.

Hoy hay mucho para leer, lecturas cortas o de subte como digo yo, que soy porteño. Donde uno lee un ratito, corta y pasa a otra cosa. Y ahí está, el entrar a este juego complicado de crear un puente entre la historia académica y la búsqueda de otro público. Para mi este es un cambio muy importante en el mundo académico y también es importante para la historia del país, que el hecho que se pensara antes una historia en función de la formación del Estado nacional argentino y muchas veces se confundía con la historia de la región pampeana o “porteñocentrica”, donde todas las otras historias parecieran un condimento más para matizar una historia central. Hoy esto ya no es así, ahora se puede pensar la historia argentina desde otros lugares, más rica y de más calidad; por lo tanto, nos obliga a ser más descentrado, y esto es mucho más complejo. En ese sentido tener un libro de divulgación muestra también la riqueza de una historiografía que ya no es dirigido a la conformación del Estado nacional, sino que apunta a un campo que tiene sus propios problemas y esto es más saludable”. (Dr. Gabriel Di Meglio)

“La experiencia fue colectiva. En primer lugar, porque tuvimos que prepararnos, estudiar y reflexionar acerca la tarea que implica “la divulgación”. Teniendo en cuenta que uno está acostumbrado a estar encerrado en una escritura académica, que a veces resulta demasiado pesada que finalmente no llega a todo el público.

Aprender del pasado ayuda mucho. Yo trabajo historia colonial del S. XVII y eso parece estar muy lejano de los problemas del presente. Sin embargo, uno puede ver procesos de constitución de nuevas identidades en la etapa colonial, como se las puede ver ahora. Con el resurgimiento étnico, por ejemplo, de las comunidades indígenas. También lo que veo importante en esta obra, es que se pueden mostrar las vidas cotidianas, anónimas y nos permite llegar a un sentido en que la historia la hacemos todos, no solamente los grandes hombres, como en el ámbito escolar que siempre se nos enseñaba.

Es un sentido mucho más democrático con la historia, como en el caso del capítulo que escribí, que cuenta la vida de una cocinera negra, que es esclava, que estando en la cocina está construyendo a través de las técnicas, recetas y la incorporación de diferentes elementos dentro de la cocina un mestizaje cultural que era tan característico del mundo colonia. Donde también se puede ver la confluencia, los conflictos, el desarrollo culinario, el papel de la mujer. Una historia chiquita te permite ver muchos aspectos de la vida cotidiana, que finalmente también son las cuestiones que desde el presente se le está preguntando al pasado. (Dra. Gabriela Sica)

“La importancia de esta obra, radica en que un libro de divulgación como este, puede llegar un público más amplio, entendiendo que el lenguaje técnico del ámbito académico es más difícil de comprender.

Mi aporte en la obra es parte de mi tesis de licenciatura, que ocupando el primer capítulo del libro debido a que habla del pasado arqueológico de un pueblo que no es muy conocido en la Provincia, pero que tiene una importancia muy significativa para comprender los desarrollos de las poblaciones de la Puna, donde se pueden rastrear antecedentes de la población actual en la zona de Casabindo.

El trabajo de la arqueología es fundamental como un elemento para la conformación de identidades y de reconocimiento de un pasado. Los restos que uno encuentran son parte de un proceso que se encuentra en el presente. Yo trabajo el área de la Puna, actualmente en Cochinoca y encuentro que las personas del lugar están muy vinculados a sus espacios, donde los restos arqueológicos forman parte de este paisaje y muchas veces las sociedades actuales le dan un significado a ese pasado arqueológico. Esto nos habla de la transición y las continuidades del pasado y las poblaciones del presente”. (Lic. Diego Martin Basso)

También podría Interesarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

6 Comentarios
  1. billige fotballdrakter dice

    The knowledge is very significant.

  2. Barcelona Ny drakt dice

    Hi, this weekend is fastidious for me, for the reason that this moment i am
    reading this impressive educational paragraph here at my home.

    Barcelona Ny drakt

  3. maglie calcio dice

    Many thanks for sharing this excellent web page.

  4. maglia Liverpool poco prezzo dice

    Thanks intended for delivering this sort of wonderful data.

  5. maglia napoli dice

    You’re an extremely practical site; couldn’t make it without ya!

  6. Magliette Roma dice

    Terrific webpage you possess going here.