Diario Digital
Envianos tus Noticias

Tecnología

La historia de Nubimetrics, la startup jujeña que «escucha» lo que busca la gente en Internet

Utiliza Big Data para decirles a los vendedores de los marketplaces cómo hacer mejores negocios. Factura USD 3 millones.

0

«Sí, se puede». Ese eslogan tan ligado a la política bien podría aplicarse a Nubimetrics, una de las startups del momento en la Argentina; y por varios motivos. Porque se focaliza en Big Data, una de la tecnologías «calientes» por estos días; porque sus fundadores son un ejemplo claro de resiliencia y de esa «garra» con la que tanto se identifica a los emprendedores exitosos (y a muchos que fracasan, también); y porque llegan desde el interior del país, donde todo parece más complicado, lejano y difícil para un proyecto tecnológico de avanzada. Todo eso es Nubimetrics, una herramienta informática en la nube que ayuda a los vendedores online a entender cómo hacer mejores negocios.

«Somos una plataforma de información de ecommerce. Ayudamos a los vendedores de marketplaces, como Mercado Libre, y también a las grandes marcas, para que puedan potenciar sus negocios tomando decisiones con información inteligente», explica Pamela Scheurer, fundadora de esta joven compañía que nació en Yala, un pueblo de 2.000 habitantes a pocos kilómetros de la capital de Jujuy.

«Sacamos una foto todos los días de lo que pasa en Mercado Libre. De la interacción entre los 200 millones de productos online, los 7 millones de vendedores y los más de 120 millones de compradores», aseguran.

Scheurer es ingeniera y tiene como socio a su marido, Andrés Jara. Antes habían sido compañeros de facultad y juntos invirtieron todos sus ahorros e idearon este proyecto que estuvo a punto de naufragar varias veces. «Muchas veces pensé en dejar todo y dedicarme a la agricultura», asegura. Pero no. Intentaron una y otra vez. Y salió bien: este año van a facturar más USD 3 millones.

– Son una herramienta anexa a Mercado Libre, por donde pasa buena parte del ecommerce local y de la región. En concreto, ¿cómo usa un cliente el servicio?

– Por ejemplo, un cliente de Brasil nos usa para saber qué cosas busca la gente y no encuentra. Hay mucha demanda insatisfecha en los marketplaces. Por caso, ahora se buscan las camisetas del mundial pero fuera de temporada es muy difícil saber cuántos las buscan y dónde están las oportunidades y los nichos de mercado desatendidos en un mar de 200 millones de productos online. Muchos vienen del offline, gente de Once o Warnes que se pasó al mundo virtual. Están acostumbrados a la lógica de hablar con sus proveedores para ver qué tienen para vender. Tratamos de cambiar eso: ahora pueden «escuchar» lo que busca los clientes.

– ¿Cómo se traduce eso en resultados?

– Para que se entienda bien: todos los días sacamos una foto de lo que pasa en Mercado Libre. De la interacción entre los 200 millones de productos online, los 7 millones de vendedores y los más de 120 millones de compradores. Capturamos toda esa dinámica: unos 10 terabytes de información por día. La procesamos y la resumimos en muy pocos datos, pero con valor. Informaciones que permiten tomar decisiones y potenciar las ventas.

– ¿Cómo va a evolucionar el mundo Big Data aplicado a los negocios?

– Es un cambio de paradigma, sobre todo en ecommerce. Los vendedores están acostumbrados a tomar decisiones en base a la intuición. Hoy sufrimos todos un exceso de información, una «infoxicación». No sabemos qué hacer con tantos datos. Big Data le da valor a esa información. El desafío es usarla y bajarla a tierra para darle valor al usuario final. Que cualquier emprendedor o pyme pueda tener en la mano el resultado de tecnologías que antes usaban grandes empresas.

Hipotecamos la casa, vendimos todo, salvo los perros, para alquilar una oficina y armar un equipo de cuatro personas

– ¿Cómo decidieron enfocarse en un segmento informático nuevo y bastante poco explorado a nivel local?

– Arrancamos con un modelo en el que la herramienta estaba orientada a pymes. Analizábamos los datos, los procesábamos y les dábamos los indicadores del negocio, pero era un modelo poco escalable: era todo muy artesanal, un custom made para cada caso. Tuvimos un mentor de Endeavor que nos ayudó a cambiar todo y a encontrar la solución a ese problema.

– ¿Qué pasa en la cabeza de un emprendedor que está al frente de una startup cuando hay que virar de esa forma?

– No es fácil, para nada. Siempre está la dualidad de decir «ya está, largo todo, voy a vivir tranquilo». Muchas veces pensé en dedicarme a la agricultura y listo con los problemas. Los que somos del interior sabemos mejor que nadie la falta que hace un ecosistema emprendedor del que nutrirse. No hay empresas privadas, no se emprende porque sea difícil sino porque se cree que no se puede. Emprendimos también para demostrar que se podían hacer cosas grandes. Cuando nos encontramos con el gran problema de escalar Nubimetrics, podíamos quedarnos tranquilos con 20 clientes, cinco empleados y volando a velocidad crucero, pero habíamos creado la empresa para hacer algo grande.

Llevamos invertidos USD 2 millones. El año pasado crecimos un 500% y este ya vamos por un 300%. Ampliamos el equipo y el 90% de las nuevas incorporaciones son mujeres

– ¿La inversión inicial fue propia?

– Sí, todos fondos propios. Habíamos renunciado a nuestros trabajos porque teníamos habíamos encontrado el primer cliente de esa versión de Nubi para pymes, un proyecto de USD 100.000. Dejamos todo, pero al mes ese cliente fue el primer ex cliente. Nos encontramos con la primer decisión difícil: qué hacemos. Andrés me miró y me preguntó cómo quería que se llame la empresa. Hipotecamos la casa, vendimos todo, salvo los perros, para alquilar una oficina, armar un equipo de cuatro personas y pensar otra vez el negocio. Y ahí apareció Mercado Libre, que abrió su plataforma en 2013 y la puso a disposición de emprendedores que quisiera hacer cosas con esos datos.

– ¿Cómo consiguieron que Marcos Galperín, el fundador de Mercado Libre, los escuche e invierta en el proyecto?

– Un mentor que creía más en nosotros que nosotros mismos nos consiguió un minuto con Galperín en un evento. Le encantó la idea y nos recomendó que fuéramos a Wayra, la aceleradora de startups de Telefónica. Eran 1.000 proyectos, quedamos entre los tres primeros y nos invirtieron ellos y Mercado Libre. Unos USD 200.000 en total.

Información a medida

Nubimetrics es una herramienta que pueden usar los vendedores de Mercado Libre pagando entre USD 40 y 100 por mes, dependiendo de la cantidad de información que necesiten, entre otros datos. Además, tiene un plan corporativo, hecho a medida de cada empresas. «Llevamos invertidos USD 2 millones. El año pasado crecimos un 500% y este ya vamos por un 300%. Ampliamos el equipo comercial y de marketing y el 90% de las nuevas incorporaciones son mujeres», detalla Scheurer.

Hay que estar atentos porque también es un tema de timing, de buscar inversores cuando sea el momento de salir a buscar estos clientes y plataformas

– ¿Van a ofrecer el producto en otros marketplaces?

– Ahora estamos focalizados en Mercado Libre, que es el marketplace más grande de la región. No hay herramientas como la nuestra y hay una gran oportunidad para seguir creciendo. Pero sí está proyectado en los próximos dos años integrar algún otro marketplace de Asia o EEUU, como Walmart, Alibaba o Amazon.

– ¿Ya están en conversaciones con ellos?

– Si, tenemos contacto con todos. Seguimos la ola y estamos viendo que Amazon o eBay empiezan a abrir sus datos. Hay que estar atentos porque también es un tema de timing, de buscar inversores cuando sea el momento de tener esos clientes.

– ¿Cómo ves el ecosistema emprendedor del país?

– Es muy rico. En Buenos Aires, sobre todo. También en Santa Fe y Córdoba. El resto tratamos de surgir. Hay emprendedores con buenas ideas y tenemos que reconvertir a los inversores tradicionales de ladrillos para que pongan dinero en proyectos tecnológicos. Hoy, con una computadora, Internet y una excelente idea podés llegar al mundo. En Buenos Aires se concentra todo, pero hay que llevar las oportunidades al interior. Las redes de contactos y los mentores, el capital social, son fundamentales. No todo es dinero. Hay que tomar riesgos, pero se puede. Hay que animarse.
Con Big Data, Nubimetrics analiza unos 10 terabytes de información por día (Getty)
Con Big Data, Nubimetrics analiza unos 10 terabytes de información por día (Getty)

– ¿Cómo sigue la historia para Nubimetrics?

– Hay grandes desafíos. Aprovechar la oportunidad regional con Mercado Libre y expandir las fronteras a Asia, Europa y EEUU. Y, sobre todo, generar fuentes de trabajo genuinas en el interior. Queremos ser una de las buenas empresas que potencien el NOA. Crecer, ser integradores de ecommerce y ver más allá: surfear la ola con la sensibilidad de ver para dónde va el mercado y cuáles son las oportunidades.

Hay emprendedores con buenas ideas y tenemos que reconvertir a los inversores tradicionales de ladrillos para que pongan dinero en proyectos tecnológicos

– ¿Cuánto entienden las empresas la oportunidad del Big Data?

– Tuvimos muy buenos aprendizajes estos años. Al principio dábamos tsunamis de información y nadie entendía nada ni sabía qué hacer con esos datos. Y al vendedor hay que hablarle en el idioma que entiende: qué beneficio va a obtener si deja de tomar decisiones con intuición y pasa a tomarlas con información. Cada vez le mostramos menos información pura y más datos masticados, recomendaciones inteligentes. No tienen tiempo de analizar datos porque tienen que estar focalizados en su negocio. Hay que capacitarlos frente al cambio de paradigma: pueden potenciarse con información y acelerar su negocio. Lo ven, pero hay mucho por evangelizar. En eso estamos.

Fuente: Infobae

También podría Interesarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.