Diario Digital
Envianos tus Noticias

La fuga de un preso político emblemático sacude al chavismo

El opositor Antonio Ledezma eludió la custodia del arresto domiciliario y cruzó a Colombia; hoy llega a España.

CARACAS.- Antonio Ledezma , alcalde mayor de Caracas y preso político de Nicolás Maduro hasta hace unas horas, protagonizó ayer una espectacular huida en un nuevo capítulo del surrealismo trágico bolivariano. El dirigente opositor se fugó de su propio hogar en Caracas, en donde permanecía en arresto domiciliario, y tras 15 horas de viaje por las carreteras más peligrosas de América atravesó finalmente la frontera colombiana.

Una hazaña de película que lo trasladó a una nueva vida en el exilio a bordo de un vuelo de Avianca, que con destino a la capital española salió ayer de Bogotá. «Me siento desgarrado. Salir de la patria que nos parió a mí me cuesta mucho», describió a los medios colombianos antes de partir. En Madrid lo esperan hoy su mujer y sus hijas, además del ex presidente colombiano Andrés Pastrana, clave en los acontecimientos de las últimas horas.

El líder de Alianza Bravo Pueblo acababa de cumplir 1000 días detenido en su hogar (con dos estancias que suman dos meses y medio en la prisión militar de Ramo Verde), acusado de participar en una trama conspirativa contra Nicolás Maduro. Jamás se aportó ninguna prueba en su contra en un juicio trabado desde el principio por los juzgados chavistas.

El chavismo tardó horas en reaccionar. La respuesta oficial la dio Maduro y llega envuelta entre sus habituales chistes e insultos, además de un intento de levantar sospechas, algo que en Venezuela es el pan de todos los días. «Hoy se nos escapó Antonio Ledezma, el vampiro volando libre por el mundo. Se va el vampiro para España, a vivir la gran vida. A tomar vino a la Gran Vía», señaló el «hijo de Chávez», quien intentó dejar un halo de dudas sobre la fuga al añadir que «quedó pendiente lo que tú sabes».

«Que no nos lo devuelvan, que se quede con su vampiro por allá. Cuidado la gente de Madrid por las noches», bromeó el jefe del Estado con el líder radical Diosdado Cabello, en un acto de homenaje a la policía científica, «la mejor del mundo». Maduro suele adaptar un insulto para cada dirigente de la oposición, pese a la vigencia de la ley contra el odio, puesta en marcha por la Asamblea Constituyente.

Ledezma atravesó la frontera, custodiada por la Guardia Nacional, como hacen todos los días miles de sus compatriotas que comienzan su diáspora o que acuden al país cafetero a comprar los alimentos que no encuentran en Venezuela. Tras pasar las últimas horas de la noche en la venezolana San Antonio, el alcalde llegó al puesto de Migración Colombia, donde según la cancillería realizó sus trámites legales con corrección. Previamente logró sobrepasar 29 controles policiales y militares, incluido el de un guardia nacional que lo reconoció «y me picó (guiñó) un ojo».

El alcalde caraqueño decidió burlar la vigilancia de la policía política tras recibir las advertencias de jefes del Servicio de Inteligencia, «que me hicieron llegar la información de que había otras intenciones conmigo y no quiero ser un rehén del gobierno, de una dictadura que busca perpetuarse en el poder. No quiero que me utilicen para dividir a la oposición».

En el trasfondo de las palabras de Ledezma flotan la liberación reciente de los dirigentes Yon Goicoechea y Delson Guárate, quienes eligieron presentarse a las elecciones municipales a cambio de la libertad.

Así lo confirmó ayer Goicoechea, quien tras conocer la huida del alcalde declaró que «nunca debió estar preso, ni un solo día? Tampoco es agradable estar por el mundo sin su tierra». El ahora candidato confirmó ayer que el gobierno le dio la alternativa de exiliarse en España o participar en las elecciones.

El político socialdemócrata, que militó en el partido del presidente Carlos Andrés Pérez, se convirtió en una de las bestias negras del chavismo, perseguido con saña desde que accediera a la alcaldía metropolitana de la capital en 2008.

El alcalde fue despojado de casi todas sus sedes administrativas y de gran parte de sus competencias, que fueron absorbidas por un gobierno de facto nombrado por el «comandante supremo». Una estrategia que el chavismo ha ido profundizando contra otros gobernadores y alcaldes opositores.

Un dirigente de la vieja clase política

Antonio Ledezma.Ex alcalde mayor de Caracas

Profesión: abogado

Edad: 62 años

Origen: San Juan de los Morros (Guárico)

Crítico

Sobreviviente de la clase política que dominó Venezuela antes de la era chavista, es un duro crítico no sólo del gobierno, sino también de la oposición

Detención

Fue arrestado en febrero de 2015 acusado de conspiración y asociación para delinquir; estuvo en la prisión de Ramo Verde.

 

Fuente:La Nación

 

También podría Interesarte

Los comentarios están cerrados.