Diario Digital
Envianos tus Noticias

Gobierno acelera su primera batalla post 22-0: Presupuesto

Se descarta en la Casa Rosada que el Congreso lo aprobará, sin cambios, en la primera quincena de noviembre. Estima crecimiento de 3,5% en 2018.

El Gobierno ya tiene en carpeta su primera batalla económico- política posterior a su triunfo electoral: la aprobación en tiempo y forma, y sin cambios, del Presupuesto 2018. Si bien se descartaba que el Congreso Nacional le daría el aval al macrismo para la sanción de la ley (más aún luego de la victoria del domingo), el Ejecutivo quiere analizar los movimientos que desde la oposición se realicen para luego evaluar cómo será el tipo de diálogo cuando la nueva composición del Legislativo asuma en diciembre.

En otras palabras, se analizará detenidamente en la Casa Rosada el grado de cuestionamientos que la oposición presente al proyecto oficial; para luego evaluar el clima con que se deberá trabajar el año próximo cuando el Congreso tenga que tratar reformas clave como la tributaria, la previsional y, eventualmente, la laboral. El Gobierno no debería esperar problemas en el Congreso para esta aprobación, donde comenzará a ser debatido en la Comisión de Presupuesto y Hacienda que preside el diputado oficialista Luciano Laspina.

El año pasado Macri contó a tiempo con la ley, luego de su sanción el 30 de noviembre; y sin mayores cambios en ninguna de las dos cámaras. Incluso, en el Senado, donde esperaba el gobierno algún tipo de dificultad política por las restricciones presupuestarias que se le imponían a algunas gobernaciones; una oportuna negociación entre el oficialista Federico Pinedo con el justicialista Miguel Ángel Pichetto destrabó toda dificultad. Antes, en Diputados, el diálogo había sido fructífero con el massismo y el Bloque Justicialista. Para este año el gobierno quiere un escenario similar, pero adelantar en 15 días los tiempos. Esto implicaría que para la primera mitad de noviembre el Presupuesto debería estar aprobado, y sin cambios en los lineamientos dispuestos por el oficialismo.

Los tiempos del macrismo no son caprichosos. Necesita el panorama del presupuesto liberado para presentar en sociedad la primera gran reforma sobre las que se trabaja en el gobierno: la tributaria. La intención es que en la última quincena del mes que viene, la propuesta se anuncie; primero en el ministerio de Hacienda de Nicolás Dujovne y luego pase al Legislativo. Allí habrá un largo período de “road show” donde el oficialismo abrirá el debate a las cámaras empresarias, colegios profesionales de ciencias económicas, sindicatos y economistas y tributaristas en general. En el medio comenzarán las primera negociaciones políticas con los diferentes bloques con los que hay intención de dialogar (en realidad todos menos el kirchnerismo, al que para este tema se lo considera un caso perdido).

Hasta llegar a esto se necesitará tiempo. Antes se deberá aprobar el presupuesto. Este incluye la proyección de un crecimiento anual de 3,5% del PBI, un aumento de 12% para la inversión y una inflación que debería “seguir en descenso” según la letra oficial; considerando una variación “promedio de 15,7%” para todo el año, consistente con las metas del BCRA, de 10% con una variación en más o en menos del orden de 2%.

También prevé un tipo de cambio que oscilará entre los $19 y $20,50 por dólar, con un promedios de 19,3%, y proyecta para el comercio exterior un crecimiento del 6,5% tanto en exportaciones como en importaciones, ya que este año podría terminar con un déficit cercano a los 7.000 millones de dólares. Se estipula además una baja del gasto en subsidios, que se situaba en 22% del gasto primario en 2015 y baja al 12% del gasto primario en 2018.

 

 

Fuente: Ambito Financiero

También podría Interesarte

Los comentarios están cerrados.