Diario Digital
Envianos tus Noticias

Tras la condena a la dirigente social

Gerardo Morales, tras la condena a Milagro Sala: “Es una delincuente que perseguía a los pobres”

El gobernador jujeño se mostró satisfecho por el fallo de la Justicia provincial y cuestionó el “piletazo” de dirigentes kirchneristas que este miércoles pidieron su libertad.

0

El gobernador Gerardo Morales celebró el fallo de la Justicia provincial que condenó a la líder de la Tupac Amaru, Milagro Sala, a 13 años de prisión por la causa conocida como “Pibes villeros”, que la encontró culpable de ser la jefa de una asociación ilícita. “Milagro es una delincuente que puso en marcha un sistema violento y fascista de persecución de los más pobres”, afirmó.

En diálogo con el programa “A dos voces” de TN, el mandatario criticó el “piletazo” que dirigentes kirchneristas como Amado Boudou y Luis D’Elia realizaron en el Obelisco para reclamar la libertad de la dirigente social.

“No me sorprende ni me extraña. El kirchnerismo hizo un culto por la impunidad, cuando funciona el Poder Judicial y se dictan fallos contra la corrupción y la violencia obviamente eso produce este tipo de acciones y reclamos”, dijo Morales. “Que haya estado Boudou da cuenta de cuál es la manera de actuar y qué han hecho en su trayectoria”, concluyó el gobernador.

Morales definió a Sala como “una delincuente que puso en marcha un sistema violento y fascista de persecución de los más pobres”. Y agregó: “A los que tenían algún lugar en un establecimiento de la Tupac y no iban a las marchas los echaban y sino les sacaban sus casas”.

“La Tupac es una organización que terminó mutando por esta dirigencia en la aplicación de una cultura mafiosa y violenta, con cortes de calles, destrucción de edificios públicos y de comercios. Les terminó robando a las familias más pobres de la provincia”, sostuvo.

Piletazo por Milagro Sala

La forma de pedir la liberación fue bastante inusual: un “piletazo” en el Obelisco. Ahí participaron varios exfuncionarios kirchneristas. Luis D’Elía fue el único que se le animó al agua.

La mayoría de los flashes se los llevó Amado Boudou, pero el ex vicepresidente de la Nación no se animó a meterse a una de las siete piletas de lona e inflables que se montaron en la Plaza de la República. Tampoco lo hizo Martín Sabbatella, otro de los políticos más renombrados que marcharon desde el Ministerio de Salud y Desarrollo Social.

También podría Interesarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.