Diario Digital
Envianos tus Noticias

FIFAgate:Las fuertes sospechas que rodean a Genaro Aversa, el yerno de Julio Grondona

Era florista y pasó a tener una empresa constructora que trabajó para diferentes clubes. Es parte de la sociedad dueña de un hotel con denuncias por presunta asociación con el lavado de dinero. Y se cree que tiene un jet privado.

Genaro Aversa sufrió un cambio drástico en su situación económica desde que se casó la hija de Don Julio Grondona, mandamás de la AFA hasta que terminó su vida el 30 de julio de 2014. Tras su matrimonio con Liliana, Aversa, que era florista, consiguió montar una exitosa empresa constructora que trabajó con diferentes clubes argentinos y erigió una importante fortuna. Pero ahora, ya con el poder de Grondona ausente, empezaron a aparecer algunas informaciones que volvieron más incómoda su posición.

El de Aversa es uno de los nombres en danza por el caso del FIFAgate. Esta semana el exCEO de Torneos Alejandro Burzaco dio precisiones en el juicio en Nueva York sobre el entramado de sobornos en el fútbol mundial. De acuerdo al testimonio del banquero Jorge Arzuaga, otro de los presuntos arrepentidos en el caso, Aversa es propietario de dos de las cuentas en el banco Julius Baer de Zurich, Suiza, que se habrían usado para el pago de coimas en el fútbol.

Según un artículo publicado por Infobae, Aversa sería además el dueño de Lear Jet 31 que cuesta más de un millón y medio de dólares. En la nota se asegura que, según fuentes confiables del mercado aeronáutico, el avión de Aversa tiene matrícula LV-BTF y está guardado en un hangar de San Fernando. Y que aunque en los registros oficiales la aeronave pertenece a la empresa de transportes Crucero del Norte, en realidad un poder firmado por Aversa que se mantiene oculto lo transforma en el verdadero dueño.

También trascendió en estos días una denuncia judicial radicada en Ushuaia por un empresario turístico vinculado a Julio Grondona, en la que se sugiere que el “Fueguino Hotel”, un establecimiento de 4 estrellas ubicado en la capital provincial, puede estar presuntamente ligado a maniobras de lavado de dinero. Aversa figura entre los socios de la empresa Limay S.A., dueña del hotel, además de Julio Ricardo Grondona (hijo del ex mandamás de la AFA y presidente del club Arsenal de Sarandí); el empresario Roberto Petti, hombre cercano a la familia y dueño de la agencia de viajes Rotamund; y su hijo Guillermo Petti.

El desencadenante que desnudó la trama de lavado y su presunta relación con el negocio del fútbol surgió de un expediente judicial al que accedió la agencia Télam, tramitado en Ushuaia a partir de 2012, luego de que Guillermo Petti presentara una denuncia penal en la que manifestó haber sido defraudado por los restantes socios de Limay, incluido su propio padre.

Según surge de la causa Nº 27495, que tramita todavía en el Juzgado de Instrucción de Primera Nominación de la capital fueguina, a cargo del juez Javier de Gamas Soler, Petti (hijo) denunció una serie de maniobras consistentes en haber obtenido sumas millonarias provenientes de créditos tramitados por la sociedad, y en lugar de aplicarlos al hotel, haberlos “desviado hacia terceros desconocidos”, perjudicando -así- su participación en el negocio.

Lo que Petti (h) sostiene es que, de esta forma, su padre, Grondona y Aversa no sólo lo habrían defraudado patrimonialmente, sino que se habrían realizado movimientos económicos sospechosos, lo que ya dio lugar a que la justicia fueguina enviara copia de las actuaciones a la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (PROCELAC), que interviene en el caso desde junio de 2016.

Aversa fundó en 2002 la empresa Constructora Deportiva SA, que en 2003 se adjudicó la licitación para las obras en el estadio de Arsenal, club históricamente vinculado a los Grondona (no solo lo fundó don Julio sino que la cancha además se llama Julio Humberto Grondona). En ese club, Aversa fue incluso tesorero de 2012 a 215.

La empresa también construyó después el predio de Real Arroyo Seco. El problema fue el dueño del terreno, el empresario Daniel Gorosito, recibió una condena por narcotráfico y después, en su declaración judicial, afirmó que Aversa “era testaferro, o como quieran llamarlo, de Julio Humberto Grondona”.

 

También podría Interesarte

Los comentarios están cerrados.