Diario Digital
Envianos tus Noticias

Mundial Rusia 2018

Disputando nuestra bandera

La bandera argentina es un símbolo donde de una u otra manera nos indica que todos al ser argentinos somos parte de algo común, de un todo colectivo, al menos por un día.

6

Por Manuel Choque Corbacho – miembro de Historia en Movimiento

Ayer al mediodía cuando salía para colgar mi bandera en la entrada de casa percibí que de mi pasaje era el único que lo había hecho. Más tarde me dirigí a comprar insumos en la feria del barrio y también me encontré que las casas en su gran mayoría estaban desnudas.

A las horas, me había enterado por las noticias que el Presidente de la nación no asistiría a las celebraciones del día de la bandera en la ciudad de Rosario, por temor a las protestas populares contra él. Ya había pasado una situación similar el año pasado cuando para la misma fecha se había vallado todo el monumento a la bandera donde se desarrollaba el discurso del primer mandatario, un vallado que lo separaba del resto del pueblo festejante.

Algo parecido había pasado el 25 de mayo con el gobernador de nuestra provincia, que, por aquellos días, se encontraba en China con la misión de establecer lazos de inversión para Jujuy. Todo este asunto me interpelo. Me preguntaba cómo era posible que en los locales comerciales de la ciudad sea vea flamear la bandera nacional y los colores que la envisten con el fin de poder vender sus productos y promociones como ocasión del mundial de futbol, mientras que en mi barrio al menos, aparentemente este día de la bandera paso a ser solamente un día no laboral.

Con esto no quiero decir que el no exponer los símbolos patrios, o no cantar el himno y las marchas patrias nos hagan menos argentinos, menos jujeños o menos patriotas. Sino, pienso que es conveniente reflexionar sobre estas cosas. Aparentemente hay una crisis en nuestra sociedad, y tal es la crisis, que no alcanzan las historias de próceres y héroes nacionales que rescaten valores y experiencias titánicas en la que la sociedad del presente pueda reflejarse y tomar de aquellos ejemplos para apropiárselos. Como tampoco alcanzan los discursos políticos que halan del pasado las acciones positivas de los cuadros partidarios a los que dicen representar, sean peronistas, marxistas o radicales.

Este asunto me lleva a suponer que esta crisis, es de coherencia. Y claro, la bandera argentina es un símbolo donde de una u otra manera nos indica que todos al ser argentinos somos parte de algo común, de un todo colectivo, al menos por un día. Y el problema es que mientras en esa colectividad nacional, por ejemplo, tenemos un presidente que endeuda al pueblo del que es parte pidiendo un préstamo al FMI y procede al ajuste tanto de los salarios de los trabajadores, como al aumento de las tarifas de los servicios básicos domésticos, encontramos también a los sindicatos (no todos) que se sientan a contratar con las patronales beneficiándose así mismo a costa de los trabajadores a quienes dicen representar. Y así podría describir varios ejemplos de nuestra incoherencia, y digo nuestra porque en mayor o menor medida somos responsables de que esto acontezca.

Aunque todo esto parezca una tragedia griega al estilo de Sófocles, debemos de aprovechar estas crisis. El pueblo debe (como un profesor me dijo ayer) disputarles a las elites el control simbólico y de significados de los próceres de nuestra historia como también así de los símbolos patrios. Y en esta tarea de disputar la historia, repensar nuevos significados, crear alternativas de representatividad para nuestra sociedad. Rescatar a un Belgrano que no solamente fue un militar, creador de la bandera o un monumento en plazas importantes, sino también un hombre que vivió una vida revolucionaria. Deseó que el pueblo acceda a la educación, cosa que en aquella época no se podía, porque a esta solo accedía los sectores acomodados.

Pensó en el desarrollo económico de para aquel entonces virreinato. Propuso una monarquía constitucional donde el soberano debería ser un descendiente del inca. Para nosotros como jujeños debería ser este un elemento importante en cuanto al lugar conciliador que Belgrano proponía para una sociedad que era heterogénea, como lo es la nuestra. Tanto es así que el sol de nuestra bandera representa al sol inca. Poniendo al mestizo en un lugar no de mezclas étnica sino de ser americano.
En fin, podríamos señalar muchos aspectos de la vida de Belgrano, ser de una familia acomodada y tener la sensibilidad de reconocer las injusticias sociales, la opresión de las elites y el desprecio ante los sectores populares, y hacer algo que cambie esa situación.

Debemos aprovechar que los “otros” nos hablen desde el otro lado de las vallas. Y desde ese lugar disputar la historia, ser capaces de proponer una alternativa de cambio, eliminando la incoherencia acercándonos a las experiencias populares. Porque al fin de cuentas, la historia la hacemos todos.

También podría Interesarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

6 Comentarios
  1. fotbollströjor dice

    You’re an extremely practical internet site; could not make it without ya!

  2. maglia Arsenal bambino dice

    Greetings! I’ve been reading your web site for some time now
    and finally got the bravery to go ahead and give you a shout out from
    Atascocita Texas! Just wanted to tell you keep
    up the excellent work!

    maglia Arsenal bambino

  3. Arsenal tr?ja 2018 dice

    Terrific site you have got there.

  4. maglia fiorentina dice

    The tips is really important.

  5. Maglie Bayer leverkusen dice

    thnx for sharing this amazing webpage.

  6. maglia Lazio poco prezzo dice

    Great website! It looks very professional! Maintain the good job!