Diario Digital
Envianos tus Noticias

Repudio a los hechos de violencia

Decenas de instituciones y organismos de Derechos Humanos piden que el Ministro Ekel Meyer asuma responsabilidades por el caso Ana Ascárate

Este miércoles en la Legislatura se brindará una conferencia de prensa, en la cual se tratará la situación de la joven que fuera maltratada por la Policía, por cuanto responde a un acto de violencia institucional.

0

Instituciones civiles y organizaciones de Derechos Humanos presentaron una nota en el Ministerio de Seguridad de la provincia, con el fin de exigir al titular de esta cartera, Ekel Meyer, brinde explicaciones, asuma responsabilidades e inicie en la brevedad una investigación por lo acontecido el 28 de abril, cuando Ana Ascárate, una mujer con discapacidad, fuera detenida por personal policial en un control de alcoholemia, luego trasladada a la Seccional Sexta de manera violenta, a fuerza de golpes y empujones, según relato de la damnificada y evidencias de público conocimiento, como golpes en brazos, manos, espalda y piernas.

En este sentido y por considerarse un hecho de violencia instituciones, se convocó a una conferencia de prensa a efectuarse este miércoles por la mañana en la Legislatura, donde se tratará la situación de Ana Ascárate.

La nota dirigida al Ministro Ekel Meyer

El relato de Ana

El día 28 de abril un sábado, Ana estaba dirigiéndose a su domicilio cerca de la Avenida Hipólito Yrigoyen, cuando en un operativo policial es detenida, cuando ella iba en calidad de acompañante del conductor, un compañero de trabajo con quien había salido a compartir un sandwich, en esas circunstancias habría sido sometida a malos tratos, golpes y fue llevada a la fuerza hacia la Seccional 6ta. donde los malos tratos continuaron, no le dijeron cual era el motivo de su detención, estuvo incomunicada, los policías no se identificaron, a todo esto la confundieron con una persona ebria por su manera de hablar.

Ana les comentó que padece la enfermedad de «Huntington», que en el caso de ella solo afecta su parte motora y no la cognitiva, tiene espasmos respiratorios , arritmia cardíaca y dificultad para hablar con fluidez.

«La policía me arrestó, me llevó presa, me golpeó, estuve incomunicada; tengo una discapacidad para hablar, les quise mostrar el CUD – Certificado Único de discapacidad, no me lo permitieron». Mencionó que la «patotearon» en la 6ta. y que no solo no tuvieron en cuenta su enfermedad sino que algunos policías se burlaron de ella y no le permitieron tomar su medicamento. «Toda la violencia me la lleve de arriba, fue una situación muy violenta», agregó Ana.

Cuando le devolvieron sus pertenencias su celular según declaró Ana, estaba desarmado y le habían borrado las fotos y vídeos que grabo del operativo en cuestión.

Además Ana cuestionó no solo los procedimientos policiales, sino también los médicos realizados tanto por personal de la Policía como los de los hospitales «Pablo Soria» y «San Roque».

Las imágenes  

 

También podría Interesarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.