Diario Digital

Alberto Fernández dijo que no subirán las tarifas hasta junio

El Presidente confirmó que el aumento de los servicios públicos se mantendrá en suspenso hasta que el Gobierno realice un estudio del esquema tarifario vigente.

0

Aunque evitó usar la palabra congelamiento, el presidente Alberto Fernández confirmó ayer que las tarifas de los servicios públicos dejarán de estar dolarizadas y que se mantendrán en sus valores actuales hasta junio próximo, plazo que el Gobierno se tomará para «redeterminar» el sistema tarifario vigente.

«No se van a aumentar y vamos a terminar con la dolarización de las tarifas», sentenció Fernández en un reportaje que concedió al noticiero de Telefe, en el que, además, justificó en el estado de las arcas públicas la aplicación de un impuesto a las compras en dólares en el exterior y ratificó que impulsará una reforma de la Justicia Federal.

También anunció que el primer tramo del Plan Argentina contra el Hambre se aplicará en Concordia, Entre Ríos, la ciudad con mayor índice de pobreza, y un bono de fin de año para los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH).

Después de que el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, negara que el Gobierno fuera a impulsar un congelamiento, el Presidente aseguró que los valores de las tarifas de los servicios públicos seguirán en suspenso por lo menos durante la primera mitad del año próximo.

«Las tarifas están suspendidas porque el gobierno de [Mauricio] Macri suspendió los aumentos para después de las elecciones y se fue sin aplicar esos aumentos. Nosotros no vamos aplicar esos aumentos y nos vamos a dar hasta el 30 de junio tiempo para redeterminar las tarifas», afirmó.

Según el jefe del Estado, el actual «es un sistema tarifario que les sirve a los que producen energía, pero no le sirve a la Argentina».

En ese sentido, se mostró confiado en que las empresas concesionarias sabrán comprender la medida y mantendrán las inversiones comprometidas. «Tienen un colchón lo suficientemente amplio para que podamos discutir un nuevo régimen tarifario», opinó.

«Creo que van a entender la crisis en la que estamos y van a ayudar porque a ellos les ha tocado ganar, ahora lo que necesito es que ayuden», agregó, en dirección a las concesionarias de servicios públicos.

Fernández se mostró comprensivo con las quejas que generó la aplicación de un impuesto a las compras con tarjeta en dólares, pero justificó la medida en la situación que heredó de la administración anterior.

«Hay que entender lo que ha pasado en la Argentina. Yo me enojé mucho con Cristina cuando puso el cepo, y en ese entonces podíamos comprar 2500 dólares por mes; hoy, en ventanilla se pueden comprar 100 dólares por mes, y eso lo dispuso el expresidente Macri», explicó. «Así quedaron las arcas del país, la Argentina se quedó sin dólares», remató.

Reforma judicial

Fernández también se refirió a la reforma judicial que anunció ante el Congreso en su discurso de asunción, que generó temores en la oposición.

«Nos merecemos como país una mejor Justicia y estoy seguro de que algunos de los jueces, no todos porque es malo generalizar, están dañando mucho la imagen y la calidad institucional de la Justicia», acusó.

En ese sentido, ratificó que propondrá en el Congreso «una reforma de la Justicia Federal». Sin embargo, el Presidente eludió responder si buscará el consenso de la oposición para sancionar esos cambios.

«Si los argentinos quieren que los agentes de inteligencia dejen de interferir en la Justicia, que los agentes judiciales desaparezcan, que las presiones mediáticas no pesen sobre los jueces, hay que modificar la ley y el funcionamiento de la Justicia. Quien no quiera eso entonces debe querer la existencia de operadores mediáticos y de jueces condescendientes con la operación mediática», replicó.

En línea con el tema judicial, Fernández confirmó que el viernes próximo dará a conocer el nombre del interventor de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), quien, dijo, tendrá la tarea de «revisar el funcionamiento» del organismo.

Por último, anunció dos medidas dirigidas a los sectores de más bajos recursos.

Además de un aumento en las jubilaciones (como se informa por separado), el jefe del Estado dijo que los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo cobrarán este mes un bono extra de 2000 pesos.

También dijo que en el marco del Plan Argentina contra el Hambre las mujeres que tengan un embarazo de seis meses o un hijo de hasta seis meses recibirán 4000 pesos mensuales. Esa cifra se elevará a 6000 pesos para quienes tengan dos o más hijos.

En ese sentido, dijo que mañana comenzará a aplicarse el reparto de las tarjetas alimentarias del plan y que el lanzamiento será en la ciudad de Concordia. «Vamos a empezar por la ciudad que más pobres tiene. Vamos a entregar 6500 tarjetas», anunció Fernández, quien dijo que el programa se irá extendiendo de manera gradual al resto del país.

Por Gustavo Ibarra- La Nación

También podría Interesarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.