Diario Digital
Envianos tus Noticias

Elecciones 2019

Adultos, peronistas anti-K y radicales descontentos, los posibles votantes de Lavagna

Según los analistas, son los segmentos en los que Lavagna tiene más penetración; para Opinaia, su target el es de clase alta.

0

Lavagna busca captar radicales críticos de Macri, como el dirigente Ricardo Alfonsín en provincia de Buenos Aires, el diputado Martín Lousteau en la ciudad o el intendente Ramón Mestre en Córdoba, que rompió con Cambiemos la semana última.

Por otra parte, el acercamiento del exministro al conductor televisivo Marcelo Tinelli buscaría obtener visibilidad en sectores medios bajos, especialmente en el conurbano. Y también en menores de 30 años que no tienen registro de su gestión como ministro entre 2002 y 2006.

En caso de convertirse en candidato presidencial, ya sea por consenso o por vía de las PASO, Lavagna tendrá su núcleo duro en el 21,4% de votantes que apoyó a Sergio Massa en las elecciones de 2015.

Así coincidieron los encuestadores Federico Aurelio, Hugo Haime y la consultora Opinaia. Con un estudio de 3102 consultados, Opinaia agregó que Lavagna es fuerte en los hombres, en los mayores de 45 años, y especialmente en el segmento de 56 a 65. Su target más fiel es el de mayor poder adquisitivo, clase alta y clase media alta.

También tiene aceptación entre los votantes indefinidos que en un ballottage quisieran no votar a Macri ni a Cristina Kirchner. Es el dirigente opositor con más imagen positiva y de más alta intención de voto entre los candidatos del peronismo no K.

Además, tiene el techo electoral más alto: 59% podría votarlo. Supera a Macri y a Cristina (46), a María Eugenia Vidal (51), a Massa (40) y a Urtubey (40). Opinaia dice que es el que mejor mide entre el 30% que rechaza tanto a Macri como a Cristina.

Según Federico Aurelio, Lavagna tiene potencialidad de crecimiento, buen nivel de imagen, de conocimiento y de reconocimiento de capacidad económica, la principal demanda. Puede pescar en un universo de 30/33 puntos. En un primer paso, Lavagna consolidaría 18 puntos si retiene los votos de Massa, Juan Urtubey y Miguel Pichetto.

En segunda instancia, podría crecer a 25 puntos si seduce a los indecisos que no votarían a Macri ni a Cristina, pero que tampoco votan a la izquierda más extrema. El tercer desafío, según Aurelio, sería morder parte del «voto blando» de Macri y de Cristina. Según sus números, ellos dos tienen un voto duro de 25 puntos y suman 8 más cada uno de quienes los apoyan solo para que no gane el otro. En esos 8 puntos de cada uno puede crecer el exministro.

Allí hay dos factores a analizar: cómo evolucionará la economía y si Cristina se presenta o si le deja su lugar a otro: Daniel Scioli, Agustín Rossi o Felipe Solá. De Cambiemos, los primeros que podrían migrar son los radicales descontentos con Macri.

Para Hugo Haime, la clave será agregarle al voto duro del 21% de Massa en 2015 el apoyo de un sector de la UCR enojado con Cambiemos: Alfonsín, Lousteau y Mestre. No podría sumar a los intendentes y gobernadores de la UCR que son fieles al gobierno nacional. Para observar ese fenómeno será crucial la Convención Nacional de la UCR, que se hará el mes próximo y definirá la política electoral del radicalismo.

También Lavagna sumaría el voto del socialismo y de GEN, que en 2015 fue a Margarita Stolbizer en un 2,5 por ciento. Del kirchnerismo poco podría extraer por su discurso contrario a Cristina. Según Haime, tampoco Tinelli lo ayudaría a captar electoralmente sectores medios y bajos del peronismo. Pero Lavagna podría seducir a ciertos sectores de centro descontentos con Macri y se apoyaría sobre el peronismo y los gobernadores del interior.

En el peronismo sostienen que Lavagna puede morder poco del núcleo duro del kirchnerismo, pero más de los descontentos de Cambiemos. La aspiración de Lavagna es sacar en las PASO del 11 de agosto 25 puntos y superar los 30 en la general y colarse en el ballottage. Y también movilizar la ciudad con una PASO para jefe de gobierno entre Marco Lavagna y el socialista Roy Cortina.

Fuente: La Nación

También podría Interesarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.